Suscríbete gratis por email:

 

Precauciones A Tener En Cuenta En Los Bosques De Estados Unidos

| 13 Junio, 2014 | 0 Comments
Oso negro. Foto de Mark Watson

Oso negro. Foto de Mark Watson

Ir de paseo al bosque en Estados Unidos no es como ir en España. Allí no es difícil encontrarse cara a cara con un puma o un oso negro, y si eso ocurre… buf…

El consejo general es no andar solos por el bosque, pues un grupo de personas siempre puede intimidar más que una sola a la hora de evitar un ataque. Si ya estamos frente a uno de esos animales, nunca debemos acercarnos a ellos… y si son ellos los que se acercan a nosotros se trata de hacerse el valiente en vez de echar a correr. Y que Diós reparta suerte.

Estas son las recomendaciones que aparecen en la página del Rocky Mountain National Park:

¿Qué debe hacer si se encuentra con un oso negro?

Nunca se acerque a los osos. Mantenga a los niños a su lado. Los grupos numerosos están más seguros; es mejor viajar en un grupo unido. Si un oso se le acerca, párese derecho y haga ruido —grite, aplauda las manos o golpee las ollas y sartenes. Si se hace de inmediato, estas medidas resultan exitosas para alejar a los osos. Sin embargo, si lo ataca, ¡luche contra él! Nunca trate de quitarle algo al oso una vez que éste lo tenga. Informe cualquier incidente a un guardabosques.

¿Qué debe hacer si se encuentra a un puma?

Nunca se acerque a un puma, mucho menos a uno que se está alimentando o con sus crías. La mayoría de los pumas evitarán confrontarle. Siempre deles lugar para escapar. No corra. No se exalte. Manténgase firme y vaya alejándose lentamente. Póngase de cara al puma y párese derecho. Haga todo lo que pueda para aparentar ser más grande. Agarre un palo. Levante sus brazos. Si está con niños pequeños, levántelos. Si el puma se comporta agresivamente, mueva los brazos, grite y arrójele objetos. Su objetivo será convencer al puma de que usted no es una presa y que hasta podría causarle daño. Si lo ataca, ¡luche contra él! Por lo general, los pumas son tranquilos, silenciosos y esquivos. La posibilidad de que lo ataque un puma es bastante baja en comparación con otros tantos peligros naturales. Existe, por ejemplo, un riesgo mucho más alto de que le caiga un rayo, que de ser atacado por un puma. Informe cualquier incidente a un guardabosques.

Pero eso no es todo: también hay que tener cuidado con las garrapatas y las pulgas, ya que pueden transmitir enfermedades.

Sea como sea, y tomando todas las precauciones necesarias, seguro que en algún momento nos acercaremos a un bosque. Para prepararlo es útil visitar la página Bosques del sistema nacional de bosques de los Estados Unidos (Wikipedia).

Angeles National Forest. Foto de Hermits Moores

Angeles National Forest. Foto de Hermits Moores

Más información sobre bosques en US Forest Service. También os puede interesar la web del US National Park Service.

Category: Turismo

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *